AUGUSTEA IBERICA y LAS EXCELENCIAS DE FRIULI VENEZIA GIULIA UN MUNDO POR DESCUBRIR

Desde 22 abril hasta 25 abril Augustea Ibérica tuvo el honor de participar en la feria de Salón Gourmets, el evento más grande de Europa dedicado únicamente a las “especialidades gastronómicas” y uno de los mayores escenarios mundiales para presentar alimentos y bebidas de alta gama. 

Durante esta feria, Augustea Ibérica llevó a cabo una acción innovadora y completa para promocionar los productos italianos. No solo se enfocó en exhibir productos de altísima calidad, sino también en destacar la tradición, la cultura, el arte y las historias de las empresas y sus fundadores utilizando el marketing no convencional para crear un impacto emocional y cultural. Otro factor relevante para Augustea Ibérica es la promoción del territorio italiano, y en este proyecto los productos proceden de la región de Friuli Venezia Giulia, una pequeña joya del norte de Italia, un territorio pequeño pero lleno de sabores sensacionales. El trabajo del artesano en este territorio sigue una tradición milenaria y nuestra sociedad, en colaboración con Confartigianato Udine, una asociación que apoya a los artesanos y pequeñas empresas y con Ente Friuli en el Mundo, logramos presentar a España esta joya oculta y todos sus productos artesanales y de nicho con gran éxito. Las cuatro destacadas empresas presentes en la feria son Demar Caffè, Panadería Nonino, Pasticceria d’altri tempi y Adelia di Fant. 

El café de Demar Caffè revitalizó a los asistentes de la feria, quienes al probarlo experimentaron un auténtico viaje sensorial que los transportó a la esencia misma de la cultura del café. Esta experiencia única es posible gracias a que Demar Caffè es una de las pocas empresas que sigue tostando el café con leña, en una tradición familiar que se remonta a generaciones.

Pasticceria d’Altri Tempi es un ejemplo destacado de empresa fuertemente vinculada en su región, cuya propuesta innovadora cautivó a los profesionales de la feria con productos frescos, artesanales y originales. Entre sus creaciones más populares se encuentra la Barrita de ciclista, una fuente de energía sana y natural compuesta de chocolate negro, avellanas picadas, almendras fileteadas y miel de acacia. Presentada en un palito de madera para facilitar su consumo durante el ejercicio, esta barrita es un éxito entre los ciclistas y deportistas. 

Otro producto que llamó la atención fue una pequeña Galleta saludable, que combina la dulzura de la miel con el sabor intrigante de las semillas de hinojo. Además, la empresa presentó la Torta Dolcemente Venzone, una creación que homenajea a tres generaciones: bisabuelas que disfrutaban de frutos secos, abuelas con sus tartas rellenas de mermeladas caseras y madres que preparaban crema de limón casera.

La verdadera estrella de la feria fue la Gubana, un postre típico de la región de Friuli Venezia Giulia con raíces ancestrales, símbolo de buena suerte y prosperidad. Panificio Nonino reinventó esta tradición, aportando un toque innovador a la receta al incorporar pulpa de calabaza en la masa de este pastel en forma de caracol. El resultado es un dulce con un relleno generoso y rico en sabores: chocolate, piñones, nueces, cacahuetes, avellanas, migas de amaretto, dados de naranja confitada, almendras, galletas trituradas, además de un toque de ron, grappa y crema de Marsala. Esta reinvención de un clásico se convirtió en uno de los favoritos de la feria, combinando tradición y creatividad de una manera que sorprendió a todos. 

Por último, la ganadora del premio a la innovación en el Salón Gourmets, Adelia di Fant, destacó por su impresionante creatividad al transformar las semillas de cacao en auténticas obras de arte. Sus tablas de chocolates con flores, con frutos secos, con fruta deshidratada, bombones gubana cubiertos de chocolate asombraron los profesionales por su sabor delicado y belleza infinita. 

Finalmente, Augustea Ibérica también participa en el programa Erasmus+Traineeship, proporcionando a estudiantes de toda Europa la oportunidad de trabajar en su departamento de marketing para perfeccionar sus dotes creativas y lingüísticas. En esta ocasión, Augustea Ibérica tuvo el placer de compartir este experiencia en la feria de Madrid con tres estudiantes  quienes pudieron aprender más sobre el mundo gastronómico, el comercio internacional y el sector B2B a través de su interacción con profesionales internacionales. 

Play Video

Estudiantes Erasmus + Traineeship en colaboración con la soc. Augustea Iberica sl

Paola Mita (Universidad de Verona)
Nicole Lorigliola (Universidad de Udine)

Chloé Desnus (Universidad CY Cergy Paris) 

Augustea Iberica y Confartigianato Udine os esperan en el Salón Gourmets de Madrid

Augustea Ibérica estará presente en el Salón Gourmets de Madrid del 22 al 25 de abril de 2024, organizando y coordinando la exposición de

La Confartigianato de Udine (www.confartigianatoudine.com), la Asociación de categoría más grande de Friuli Venezia Giulia, que representa y apoya a 7.000 artesanos y medianas y pequeñas empresas. La Confartiginato presentará en el Salón Gourmets de Madrid cuatro excelentes empresas muy ligadas al territorio que ofrecerán sus productos de nicho:

Adelia di Fant – chocolate, destilados y otras pasiones – Adelia inició su actividad en el mundo de los destilados con el objetivo de ofrecer productos de alta calidad y fuertemente ligados al territorio. Pero la pasión por el chocolate llevó a Adelia a explorar nuevas experiencias creando pequeñas obras de arte utilizando materias primas de alta calidad (chocolates cru y gran cru).

Numerosos reconocimientos y éxitos como el alcanzado por las Praline de cioccolato con Grappa así como numerosos dulces estrictamente artesanales, han hecho que el mundo Adelia sea sorprendente y exclusivo.

Demar – Udine – es el nombre de la familia De Marchi que unió su vida al mundo del café, haciendo realidad el sueño de Giuseppe, que fundó la empresa. El café Demar no es un café como muchos otros, probarlo significa hacer un viaje sensorial desde la plantación hasta la taza, viviendo la cultura del café. Su sabor es artesanal, a fuego y a leña, porque Demar es una de las pocas empresas en Italia que tuesta con leña según la antigua tradición. Para los italianos y el mundo entero, el café es un verdadero ritual y Demar garantiza esta experiencia única.

Panificio Nonino – Tarcento – Es la historia de una empresa familiar con profundo arraigo en el territorio, desde 1961 la Panadería Nonino representa una institución, una realidad que celebra la sacralidad del pan, misión que Silvano Nonino ha querido llevar adelante a lo largo de los años con sacrificio y testarudez. Hoy en día tiene un papel fundamental a la hora de transmitir la tradición y sobre todo el uso de la calabaza en la masa de todos los productos horneados de la Panadería Nonino.

Es famosa la Gubana, postre típico de Friuli Venecia Julia, su producto estrella, pero la panadería Nonino, asumida por las hijas de Silvano, ha enriquecido la oferta combinando tradición e innovación.

Pasticceria d’altri tempi – Venzone – es el reino de Vincenzo Aiello donde transforma un producto en una obra maestra artística con mucha paciencia y pasión. La intersección de las dos culturas, la napolitana y la friulana, permite la creación de productos originales, frescos y artesanales.

Un ejemplo del fuerte vínculo con el lugar es la creación de la Torta Dolcemente Venzone, elaborada con los productos que siempre han caracterizado la zona. Vincenzo también forma a aspirantes a pasteleros y organiza cursos para niños, abriendo las puertas de su laboratorio. En 2015 participó en la hazaña del tiramisú más grande del mundo, presentado en Gemona del Friuli y entró en el Libro Guinness de los Récords gracias a su peso de 3.015 kg.

La pastelería pronto se ganó a los clientes, obteniendo 5 estrellas en las reseñas de Google y el reconocimiento de Excelencia Italiana. Gracias a su afortunada posición, en un pueblo de interés histórico y en el recorrido de la ruta ciclista Alpe-Adria, es también el destino favorito de turistas y deportistas de paso.

La Cocina Italiana nominada como patrimonio inmaterial de la UNESCO

Un desafío histórico para la tradición de nuestro país: la cocina italiana nominada como Patrimonio de la Humanidad; después de México, Corea, Francia y Japón, Italia es la gran ausente.

Para colmar este vacío, el gobierno italiano ha presentado la candidatura teniendo en cuenta que los cocineros y los chefs son productores de cultura, historia, estética, poesía, valores fundacionales de Italia.

Italia, cada rincón de ella es un cofre de tesoros de incomparable belleza, es el Jardín de Europa, llamado así por ilustres viajeros y grandes pensadores como Goethe, Stendhal y el Supremo Poeta Dante Alighieri, padre de la lengua italiana y autor de eternas obras.

Tierra de conquistadores y conquistados, de emigrantes e inmigrantes, todo recién llegado tarde o temprano se siente como en casa. ¿Y cómo no podría ser así? Los italianos son un pueblo creativo, divertido, amigable y abierto como lo es su idioma, el italiano, una parte importante de Italia rica en tesoros artísticos. Es el lenguaje de los grandes artistas, de la moda, del cine mundialmente famoso, ganador de premios OSCAR, con Fellini, Sofia Loren, Piovani, Benigni y muchos otros.

Italia es universalmente considerada sinónimo de elegancia, creatividad, innovación, arte; es el primer país del mundo en patrimonio artístico y cultural, reconocido por la UNESCO 59 de los cuales 53 son patrimonio cultural y 6 son naturales.

La combinación de saberes/sabores representa la mejor manera de entrar en contacto con el territorio, conocer su patrimonio histórico y artístico y comprender sus tradiciones.

La cocina italiana es una cocina sencilla y equilibrada; a menudo, algunos platos requieren menos de cinco ingredientes. Las recetas más famosas de Italia fueron escritas por madres y abuelas, no por grandes chefs, y esto significa que la cocina italiana casera, fácilmente reproducible y muchas veces reproducida en el extranjero, se convierte en la cocina más apreciada del mundo.

La cocina italiana, a través de sus platos, transmite mensajes como una obra de arte y el Arte es un testigo inmutable, capaz de transmitir conocimientos y emociones a lo largo del tiempo, espejo de un pueblo y su cultura. Al igual que nuestro país, la cocina también tiene muchas y variadas diferencias regionales, manteniendo una línea común, propia de la dieta mediterránea (patrimonio UNESCO 2010).

Estamos a la espera de este merecido reconocimiento oficial, mientras el mundo entero ya reconoce la riqueza y la artesanía de la cocina italiana, tesoro del imaginario colectivo.

“LA LOCURA” DE AUGUSTEA IBERICA ENTRE LAS NOTAS DE VIVALDI

Augustea Ibérica lleva a cabo una fuerte acción innovadora e integral para promocionar el «Producto Italiano». Por tanto, no sólo una feria entendida comúnmente, sino una acción encaminada a demostrar la fuerza de la tradición, la importancia del territorio, la relevancia de la implicación emocional y cultural a través de un marketing no convencional vinculado también al arte.

Y esta filosofía también ha involucrado a los estudiantes Erasmus que realizan el periodo de prácticas en Augustea Ibérica, participando en todas aquellas actividades que puedan enriquecer su patrimonio cultural y profesional.

Asistir a un concierto celebrado en España, precisamente en Granada, en un contexto mágico donde se interpretan junto al director de la compañía canciones del repertorio de Antonio Vivaldi es una auténtica demostración de que la visión del conocimiento es auténticamente completa y de 360 ​​grados.

A continuación se detallan las consideraciones de Anna, estudiante de la Universidad de Verona, becaria Erasmus:

“Pues sí, lo has entendido bien: Augustea Ibérica pudo vivir, junto a sus becarios Erasmus, un sueño en medio de la música del gran maestro Antonio Vivaldi.

Domingo 3 de diciembre Rosaria Mazza, gerente de la soc. Augustea Ibérica, y sus compañeros estudiantes Erasmus acudieron al hotel Santa Paula de Granada para asistir al Concierto a la Luz de las Velas………¡pero no fue un concierto cualquiera!

Partiendo del lugar, un antiguo monasterio, podemos decir que hemos vivido un sueño, ya que el hotel de 5 estrellas, el más prestigioso de la ciudad, se reveló de una belleza impresionante, a partir del majestuoso atrio.

Aunque pensábamos que ya habíamos visto las partes más bonitas del hotel, no fue así porque una vez que entramos al Claustro donde se realizaría el concierto quedamos atónitos.

El contraste que se creaba entre las velas encendidas y la oscuridad de la noche creaba una atmósfera única y es precisamente en este escenario donde luego nos dejaríamos llevar por las notas de la música clásica.

Aunque este género musical no está entre mis favoritos, aun así decidí probar esta experiencia y darme una oportunidad. Nos transportamos a través de «Las cuatro estaciones» de Antonio Vivaldi para luego concluir con «La Follia» y un torbellino de emociones, dadas al mismo tiempo por el contexto y el show en vivo de los instrumentos de cuerda, hicieron de esta una experiencia única.

Esta apasionante velada me llevó a reflexionar sobre el tema de la cultura y las experiencias que vivimos.

Por un lado, creo que la cultura tiene mil caras, es decir, que no se puede identificar en una cosa concreta. En mi opinión puede interpretarse como el bagaje personal de experiencias que vive un individuo y que forman el cuerpo de conocimientos que trae consigo. Sin embargo, estas experiencias no se limitan a un solo ámbito sino que se componen de momentos de todo tipo….culinarios, artísticos, turísticos y también incluiría musicales. En particular, en referencia a este concierto de música clásica donde se interpretaron piezas de repertorio, haciéndonos revivir lo que escribió el Maestro en el siglo XVIII.

En mi opinión, el poder de la cultura también es este: poseer una determinada cantidad de conocimientos que hay que transmitir para que otras personas también puedan aprender. Pero no sólo eso, porque la cultura también es capaz de unir a personas que comparten un mismo interés (en este caso la música).

Por otro lado, todo esto me hizo reflexionar sobre el tema de las experiencias. Al principio comencé con un poco de prejuicios porque la música clásica nunca me había emocionado tanto, pero aun así intenté darle una oportunidad y hoy puedo decir que estoy feliz de haberlo hecho. Fue una experiencia única que me conmovió y si no la hubiera vivido ni siquiera estaría hoy aquí escribiendo estas líneas. Entonces, incluso si inicialmente nos enfrentamos a algo nuevo que no parece convenirnos, siempre vale la pena afrontarlo porque nunca sabremos lo que nos espera hasta que lo experimentemos.

La experiencia Erasmus me dio la oportunidad de sumergirme y descubrir no sólo una forma diferente de abordar el trabajo sino también la oportunidad de aprender sobre diferentes culturas también gracias a un enfoque abierto y dinámico que Augustea Iberica lleva a cabo a través de sus actividades”.

 

Autora: Anna Biondani (Universidad de Verona)

Foto: Cristina Untila (Universidad de Udine)

Estudiantes Erasmus+ Prácticas en colaboración con Augustea Ibérica

VIAJANDO CON AUGUSTEA IBÉRICA POR EL MUNDO DE ALICANTE GASTRONÓMICA

«La experiencia es la única maestra en la que podemos confiar»

Así escribió Leonardo Da Vinci, y así tuvimos la gran oportunidad de participar en la Feria de Alicante, que nos cambió profesionalmente como aprendices y nos hizo formar parte de una realidad española siempre viva.

Era un viernes de finales de septiembre, Elche, la ciudad donde comenzó nuestro viaje, mil expectativas y luego cien curiosidades que teníamos en la mente antes del inicio de esta experiencia.

Uno de los puntos clave que experimentamos en nuestra piel, pero sobre todo hicimos saborear a nuestras papilas gustativas, es el envolvente sabor de la interculturalidad. Conocer gente y culturas diferentes durante la feria de Alicante nos abrió nuevos horizontes culinarios de diversas tradiciones, no sólo locales sino también internacionales, de Costa Rica a Argentina, de Grecia a Japón, pasando por México y Cuba hasta llegar a Nuestra Italia.

Las cuatro realidades italianas que representamos, que hasta entonces sólo conocíamos por sus magníficos productos, también nos hicieron descubrir personas hermosas, humildes, entregadas a su trabajo, firmemente convencidas en la misión de su negocio. La realidad de Caffè Zantó con su corazón dividido entre Costa Rica e Italia, Caramelle Stregate con sus productos que palpitan la tradición sarda, las empanadas argentinas de La Yeca que desprenden los sabores del Bel Paese en su relleno, y cómo no mencionar los helados artesanos italianos de Menodiciotto, directamente desde Turín.

Fue una feria que nos deparó muchas sorpresas, como un stand enteramente dedicado a un país, la Grecia que explicaba, cocinaba y servía muchos platos de su tradición, desde el famoso queso griego, el Feta, hasta la degustación de tsatsiki, que en nosotros permanecerá, por desgracia, sólo como un bello recuerdo, al no haber tenido la oportunidad de probar estas joyas.

Diseminados en manchas de leopardo había numerosos escenarios cuidadosamente organizados para el show cooking y las degustaciones que lo acompañaban, como croissants, pan gallego e incluso chocolate en sus diversas formas e intensidades.

No menos importante fue el papel desempeñado por la Fondazione Mediterranea, una organización sin ánimo de lucro cuyo noble objetivo es poner en marcha actividades, iniciativas y proyectos que potencien el patrimonio, la sostenibilidad y el fomento de la creatividad y la innovación cultural. 

La Feria de Alicante también fue sinónimo de jóvenes: en concreto, los del proyecto ERASMUS tuvimos una amplia oportunidad de entender, aprender y robar con la mirada la artesanía de quienes ponen el corazón en su trabajo: desde los expositores hasta los organizadores de la Feria, conociendo y también hablando con el director Antonio Ruiz, una de las almas palpitantes de esta organización.

Tanto la Feria de Alicante como la Augusta Ibérica se sienten orgullosas del proyecto y aprecian la iniciativa en su totalidad. La organización ferial ha organizado realmente un evento de primer orden, siendo la importancia de las marcas invitadas sólo una de las muchas flechas de su arco. Augustea Ibérica también apoya este proyecto.

En conclusión, sin duda Alicante Gastronómica movió el sol y las demás estrellas, parafraseando a Dante, sumergiéndonos en un mundo donde nosotros somos protagonistas, Italia es protagonista, Augustea Ibérica es protagonista!

TEXTO: JacopoTavio (Universidad de Udine)

VÍDEO: Elisa Caissutti (Universidad de Udine)

Estudiantes Erasmus + Traineeship en colaboración con la soc. Augustea Iberica sl

FERIA GASTRONÓMICA DE ALICANTE 29-9/ 2-10-2023. AUGUSTEA IBERICA PRESENTA EL ARTE DE LA GASTRONOMÍA ITALIANA

FERIA GASTRONÓMICA DE ALICANTE 29-9/ 2-10-2023.

AUGUSTEA IBERICA PRESENTA EL ARTE DE LA GASTRONOMÍA ITALIANA

Augustea Ibérica, un año más, participará en la Feria Gastronómica de Alicante para promocionar la cultura y tradición gastronómica italiana.

2023 será el año de un viaje sensorial a través de sabores, olores y colores que acompañarán al visitante a través de un mundo «más allá» que habla de tradición familiar, territorio y lugares lejanos…….

Le Caramelle Stregate, de Cerdeña a España….. de una tierra de excepcional belleza esta joven empresa creará un rincón mágico donde niños y adultos podrán perderse entre la dulzura de los dulces y los aromas de la excelencia sarda.

Zantò Caffè, es una empresa fundada por Wendy, de Costa Rica, y el italiano Vincenzo. Esta empresa sigue todo el itinerario del café, desde su cultivo hasta su llegada a la taza de los clientes para ofrecer el arte del café como sólo los italianos saben hacerlo. Una mezcla de culturas que ofrece un excelente café espresso, un verdadero patrimonio cultural italiano.

Menodiciotto, una histórica heladería italiana que exporta la artesanía y la tradición del Bel Paese. Desde 1986 se dedica a la elaboración de helados y sorbetes de alta calidad siguiendo la filosofía de valorizar los alimentos mediante el uso de materias primas nobles, colaborando también con Slow Food. Los productos Menodiciotto son diferentes porque su historia es diferente.

LaYeca, es una empresa italo-argentina especializada en uno de los productos más famosos de Argentina y del mundo: las empanadas. A pesar de tener orígenes árabe-españoles con su receta típica que incluye relleno de carne, la gran emigración de principios del siglo XX enriqueció la empanada. Y sobre todo será la tradición italiana la que ampliará la variedad y riqueza de la oferta. En realidad LaYeca representa a la perfección la tradición y la innovación y, por ello, se le puede considerar un embajador de la cultura italiana en la Argentina.

Rosaria Mazza
AD de Augustea Iberica sl

La identidad territorial italiana en la historia

Italia, en términos de cultura gastronómica y vinícola, siempre está asociada a una fuerte identidad territorial, gracias también a la variedad de los productos que su tierra y su clima le permiten generar. Un caso significativo de unidad entre la identidad territorial y cultural italiana lo representa el conocido, Dante Alighieri. Singular como el hombre, ya exiliado de su Florencia consiguió unir al Bel Paese con el idioma para dar valor a esa Italia que parecía tan dividida y poco honesta.

Augustea Ibérica ha creído en la fuerte identidad territorial italiana desde su nacimiento y presiona para que se afirme en territorio español e internacional. De hecho, Augustea Ibérica es partner en España de la ACCADEMIA IMPRESE EUROPEA, cuya misión es crear una red para poner en marcha proyectos europeos y difundir las identidades territoriales italianas en toda Europa. Entonces, ciertamente no se puede hablar de Italia sin mencionar dos productos que son nuestra bandera en el mundo: la pizza y el vino. Dos productos que siempre han unido a los pueblos a pesar de las adversidades.

Desde el Neolítico, los cereales siempre han desempeñado un papel fundamental en la alimentación del hombre. Entre otras cosas, los estudios demuestran que ya en aquella época se cocían cereales tostados y molidos o pan ácimo sobre piedra. Fue entonces cuando los egipcios descubrieron la levadura y su procesamiento: la ligereza y suavidad adquiridos tras la cocción de masas de cereales trituradas o molidas las hacían más sabrosas y digeribles. Pero es en Italia donde la «pizza» adquiere profundidad. El viaje en etapas de la pizza continúa en la antigua Roma.

Aquí, los campesinos, tras aprender a mezclar los distintos tipos conocidos de espelta para crear harina (su nombre procede de «far», que en latín significa precisamente espelta), amasan la harina de granos de trigo molidos con agua, hierbas y sal. Y luego colocan este pan plano redondo para cocerlo en el hogar, al calor de las cenizas; eran los romanos quienes utilizaban verdaderos discos de pan para sostener platos jugosos. Aún faltan muchos ingredientes, muchos de ellos desconocidos hasta siglos y siglos después. Hay que esperar hasta el año 1000 para encontrar los primeros documentos oficiales con el término «pizza». Como en uno fechado en 1195, escrito en Penne, en Abruzzo. Por último, en 1535 en su «Descrizione dei luoghi antichi di Napoli» (Descripción de los lugares antiguos de Nápoles) el poeta y ensayista Benedetto Di Falco dice que «la focaccia, en napolitano, se llama pizza».

¿Qué plato representa mejor la bandera italiana y su territorio que la famosa pizza Margherita, que lleva el nombre de la consorte del rey Umberto I de Saboya? El verde de la albahaca que representa la abundancia y la riqueza de la naturaleza de la tierra, el blanco de la mozzarella que implica pureza y respeto por la materia prima y por último, el rojo que alude a la pasión y el entusiasmo que crea en la gente cocinar y comer pizza.

Al igual que la pizza, el vino siempre ha sido en Italia un producto símbolo de compartir, serenidad y unidad. Una vez más, este producto adquiere diferentes matices, colores y sabores gracias a la gran variedad territorial de Italia.

Desde la primera introducción del vino en Italia, gracias a los fenicios en Cerdeña y Sicilia y a los griegos en Calabria llegando a Roma, donde incluso las clases medias y pobres empezaron a beber vino en las tabernae, el vino ha dado pasos importantes en la historia de su establecimiento.

A partir de la segunda mitad del siglo XIX, la viticultura y el vino volvieron a cobrar importancia, pero fue a partir de la segunda mitad del siglo XX cuando empezaron a establecerse las primeras denominaciones de origen controladas. Las técnicas de cultivo y producción mejoraron mucho, gracias a los reglamentos de producción y técnicas de cultivo tanto que hoy tenemos resultados extraordinarios.

Augustea Ibérica, apoya con orgullo la afirmación de la identidad territorial italiana en el mundo. Para saber más sobre estos dos productos icónicos, visítenos en la feria de Valencia del 12 al 14 de noviembre de 2023.

Dounia Boudiaf (Universidad de París)
Giulia Mazzariol (Universidad de Verona)

Jacopo Tavio (Universidad de Udine)
Estudiantes Erasmus + Traineeship en colaboración con la soc. Augustea Iberica sl.

Helado y Empanadas: una historia de tradición y emigración italiana

A lo largo de su historia, toda la comida sufrió de cambios y transformaciones. La historia de los platos típicos que más apreciamos se mueve junto al hombre. A través de nuestros cambios culturales, viajes migratorios y movimientos sociales, podemos construir historias culinarias ricas en tradiciones y contaminaciones entre pueblos que nos permiten reconocernos incluso en los lugares más lejanos.

Augustea Ibérica cree en la difusión del “saper-fare” italiano y pretende llevar la excelencia del Bel Paese a territorio español y europeo. A través de la deliciosa historia de uno de los postres más famosos de Italia, el helado, y de la fuerza de los movimientos migratorios italianos hacia Argentina, donde las típicas empanadas recuerdan al pan de toda Italia, afloran los valores de la tradición italiana y la fuerza del pueblo para adaptarse y renovarse.

En la frontera entre la leyenda y la realidad, la del helado es una historia totalmente italiana. Las primeras leyendas sobre el origen del helado hablan de su antepasado ya en la Biblia. En un pasaje del Texto Sagrado, de hecho, se dice que Isaac solía ofrecer a su padre Abraham una bebida helada con leche de cabra y nieve para ayudarle a combatir el calor.
Muchas referencias históricas proceden también de fuentes romanas, que describen cómo los antiguos, en épocas de calor, tenían la costumbre de consumir nieve o hielo mezclado con fruta y miel para refrescarse.

En cuanto a la historia del helado tradicional italiano, comienza en Sicilia. Ya en el siglo XII se sabía que las bebidas elaboradas con azúcar de caña y fruta se aromatizaban y refrescaban con nieve del Etna.
Sin embargo, no fue hasta el siglo XVI cuando este alimento se consolidó en la forma más parecida a la que conocemos hoy. Fue en la corte de los Medici, en la Florencia renacentista, donde se popularizó la primera forma auténtica de helado casero.

En 1565, el arquitecto Bernardo Buontalenti creó sus deliciosos sorbetes/helados, para cuya elaboración utilizó muchos de los ingredientes que se siguen empleando hoy en día: leche, nata, nieve, sal, clara de huevo, limón y azúcar.
También desde Sicilia, en el siglo XVII, llegó el siguiente punto de inflexión en la historia del helado. Gracias al palermitano Francesco Procope dei Coltelli, que heredó de su abuelo una máquina para hacer sorbetes. Procope, tras patentar su receta, se trasladó a París, a la corte del Rey Sol, donde abrió el histórico Café Procope en 1686, dando a conocer el helado moderno en toda Francia y Europa.
Fue entonces, a finales del siglo XVIII, cuando Filippo Lenzi abrió la primera heladería en suelo americano, cuando comenzó la historia moderna y la difusión mundial de este mágico postre.

El movimiento y la capacidad de llevar consigo la propia cultura es lo que ha permitido al pueblo italiano llevar su comida, con toda la historia identitaria y la tradición ligada a ella, por todo el mundo.


Nos encontramos en el cambio de los siglos XIX y XX, cuando la primera oleada de emigrantes italianos parte hacia Sudamérica para llegar a Argentina.

Los italianos llegan a Sudamérica durante la formación de la Argentina moderna, que estaba en camino de convertirse en autónoma como otros estados nacionales latinoamericanos.
Llegan a una tierra rica en posibilidades. Empiezan como campesinos, trabajando la tierra, y luego entran en el comercio, la industria y muchos otros sectores, mezclando su italianidad con el tejido social de la cultura local.
La cultura italiana está fuertemente identificada con la comida. La tradición culinaria que traen los emigrantes italianos al extranjero absorbe e influye, aprende y se contagia a sí misma y al país de acogida. Esto también ocurre en Argentina. Como escribe Elizabeth Zanoni en su libro Migrant Marketplace: Food and Italians en North and South America, la importación de productos italianos a las Américas, y la propia producción de productos italianos, tiene un vínculo importante con la idea de identidad italiana fuera de Italia.
Los italianos ofrecen su tradición culinaria revisitada con productos locales, mezclados con alimentos importados, creando nuevas tradiciones en las que la contaminación cultural es evidente.

No es casualidad, de hecho, que muchos productos típicos italianos encuentren su contrapartida en los argentinos. Es el caso de las famosas empanadas, similares en forma y relleno a los típicos panzerotti italianos. Dos alimentos callejeros que identifican dos importantes culturas culinarias.
Además, la pasta, uno de los alimentos que más identifica la cultura de la península, tiene una terminología totalmente italiana en toda Argentina: los porteños comen raviolis, tortelinis y ñoquis.

Es evidente cómo los emigrantes han creado su propia comunidad dentro de otra cultura, dejando huellas imborrables en la sociedad de acogida. Las tradiciones culturales, sociales o culinarias nos identifican y tener la capacidad de difundirlas por el mundo es lo que nos permite crear historias de relaciones entre pueblos y culturas diferentes.

Augustea Ibérica cree en los valores de la tradición italiana y en el intercambio mutuo entre culturas. Venga a conocer la mágica historia del postre típico italiano por excelencia, el helado, junto con la historia de un pueblo que es capaz de llevar su cultura al mundo y reconocerse en los demás, como ocurre con una empanada.
Encontrará estos dos maravillosos productos en la feria de Alicante, del 29 de septiembre al 02 de octubre de 2023.

Dounia Boudiaf (Universidad de París)
Giulia Mazzariol (Universidad de Verona)
Jacopo Tavio (Universidad de Udine)
Estudiantes Erasmus + Traineeship en colaboración con Augustea Iberica.

OFERTA ESPECIAL PARA LAS FERIAS DE ALICANTE Y VALENCIA

¡Por primera vez, un DESCUENTO si asistes con nosotros tanto a la feria de Alicante como a la de Valencia! ¡Ven y comparte la cultura y la gastronomía italiana a través de una experiencia mágica!

Augustea Iberica s.l., empresa líder en la promoción de la excelencia italiana en la Península Ibérica, ofrece un descuento increíble para aquellas empresas que deseen participar en dos eventos de alto nivel. Hay un 3% de descuento reservando solo el stand o un 5% reservando el stand + servicios, participando en ambas ferias.

1) Alicante Gastronómica (29.09-2.10.2023) – feria experiencial repleta de actividades: degustaciones, talleres, conferencias, concursos, exposiciones y actividades que potencian la cocina y la comida; 30 estrellas Michelin, 50 Soles estrellas Repsol, 250 expositores, 65.000 visitantes, 32.000 m2. espacio expositivo, evento de gran repercusión comercial.

Está prevista la degustación, la venta de la consumación y la venta del producto.

2) Mediterránea Gastrónoma (12/14.11.2023) – feria profesional – 20.000+ visitantes, 318 expositores, 173 ponentes Es la feria gastronómica más completa para profesionales y aficionados a la cocina, uno de los eventos gastronómicos más importantes del sector. Presentamos las novedades de empresas de España e internacionales relacionadas con los sectores de Gastronomía, Tecnología para hostelería y restauración, Servicios para hostelería y restauración, Enogastronomía, Alimentación básica, Industria de procesos alimentarios

Está prevista la degustación y venta del producto.